Hotel Para Intolerantes a la Lactosa en Peñiscola

Hoteles en peniscola

En peñiscola existen hoteles como el Gran Hotel Peñiscola preparados para acoger personas con intolerancia a la Lactosa.

Ver más información del Gran Hotel Peñiscola para Intolerantes a la Lactosa en Peñiscola

 

La intolerancia a la lactosa es una afección de la mucosa intestinal debida a que el organismo produce poca o ninguna cantidad de la enzima lactasa, que se deriva en una imposibilidad de metabolización de la lactosa (el «azúcar de la leche»). De esta forma, cuando la ausencia de lactasa impide al organismo asimilar la lactosa se produce un cuadro clínico representativo como manifestación a esta incapacidad de responder adecuadamente a su presencia en el conducto digestivo.

En españa tenemos una incidencia en el 15% de la población.

Tipos y causas

Intolerancia primaria (permanente) Es inducida por el ambiente cuando un niño es criado en una sociedad que no consume productos lácteos. Se da en varias culturas asiáticas y africanas, donde los productos lácteos industrializados y comerciales son poco comunes.

Intolerancia secundaria o adquirida (reversible o temporal) Se trata de una deficiencia relativa (transitoria) de lactasa en el intestino debida a patologías o situaciones (como malnutrición o toma de medicamentos) que resultan en una supresión de sus reservas enzimáticas en el tracto digestivo.

Infección gastrointestinal. Se trata de un episodio agudo de gastroenteritis infecciosa que conlleva un daño en la mucosa y microvellosidad del intestino.

Medicamentos. Hay cierta gama de fármacos que pueden dar como resultado un daño mucoso en el tracto gastrointestinal. Algunos de estos son: aspirina, antiinflamatorios no esteroideos (AINES), antibióticos, etc.

Enfermedad crónica del intestino delgado. Algunos ejemplos son: malnutrición, enteritis actínica, gastropatía diabétia, enteritis regional, síndrome carcinoide, fibrosis quística, etc. Algunas personas celíacas pueden también presentar este cuadro, por lo que se desaconseja el consumo de lácteos a quienes padezcan de esta enfermedad.

Deficiencia congénita de lactasa Es un desorden genético que previene la producción enzimática de la lactasa. Está presente en el nacimiento y el diagnóstico se hace en la infancia temprana. Esta clase de intolerancia viene determinada por los genes y se encuentra muy ligada a la raza o pueblo étnico (territorial) del que se proceda. Por ello, hay una predisposicón genética a padecer una deficiencia de lactasa que impida una correcta absorción de lactosa que puede ser transmitida de generación en generación.

Biología de la lactasa La enzima lactasa, también llamada beta-D-galactosidasa, es sintetizada si al menos uno de los dos genes que la codifican están presentes. Solamente cuando la expresión de ambos genes está afectada se reduce la síntesis de la enzima lactasa, lo cual a su vez reduce la digestión de lactosa. La persistencia de la lactasa, permitiendo que se realice la digestión de la lactosa, es el alelo dominante. Por lo tanto la intolerancia fisiológica a la lactosa es una mutación autosómica recesiva. Sin embargo, culturas como la japonesa, donde el consumo de productos lácteos se ha ido incrementando, demuestran una baja prevalencia de intolerancia a la lactosa a pesar de la predisposición genética.

La condición normal en los mamíferos es que los jóvenes de las especies experimenten una reducción en la producción de lactasa al final del período de destete (un período de tiempo específico para cada especie). En sociedades que no consumen productos lácteos, la producción de lactasa usualmente cae en un 90 % aproximadamente durante los primeros cuatro años de vida, aunque la caída exacta a lo largo del tiempo varía ampliamente. Sin embargo, ciertas poblaciones humanas tienen una mutación en el cromosoma dos que resulta en un «bypass» de la disminución común en la producción de lactasa, haciendo posible que miembros de estas poblaciones continúen consumiendo leche fresca y otros productos lácteos a lo largo de sus vidas.

La intolerancia patológica a la lactosa puede ser causada por la enfermedad celíaca, la cual daña las vellosidades que producen la lactasa en el intestino delgado. Esta intolerancia a la lactosa es temporal y desaparece después de que el paciente ha estado en una dieta libre de gluten el tiempo necesario para que se recuperen las vellosidades.

Ciertas personas que reportan problemas con el consumo de lactosa realmente no sufren intolerancia a la misma. En un estudio de 323 sicilianos adultos, Carroccio et al. (1998) encontró que solamente el 4 % sufría de intolerancia a la lactosa y mala digestión de la lactosa, mientras que el 32.2 % sufría de mala digestión de la lactosa, pero no fueron clasificados como intolerantes. Sin embargo, Burgio et al. (1984), encontró en su estudio que 72 de 100 sicilianos y 106 de 108 italianos del norte (51 %) sufrían de intolerancia a la lactosa.

Signos y síntomas La sintomatología a este padecimiento suele surgir tras la ingesta de productos lácteos o alimentos que los contengan en su composición. Dependiendo del nivel de deficiencia de lactasa y la cantidad de alimento ingerido, la magnitud y número de síntomas pueden variar de una persona a otra o, incluso, en diferentes situaciones. Algunos síntomas son:

* Cólicos abdominales * Distensión abdominal * Malabsorción * Flatulencias (gases) * Pérdida de peso * Desnutrición * Crecimiento lento (en niños) * Diarrea * Heces flotantes y con olor fétido * Estreñimiento y defecación con ardor

 

 

Gran Hotel PeñiscolaHotel Jeremías Alcocebre

Descuento de hasta 50% en Gran hotel Peñiscola

Encuentre los mejores hoteles al mejor precio,apartamentos en primera línea y hoteles. 964 41 29 06

Apartamentos: www.apartamentosalcoceber.biz

 

Gran hotel Peñiscola, Oferta

 

 

Hotel Peñiscola, Castellón, Costa Azahar, comunidad Valenciana, España