Peñiscola Historia

Peñiscola

Ubicada al Norte de la Comunidad Valenciana, en la provincia de Castellón (Costa Azahar), comerca del maestrazgo, a medio camino entre Valencia y Barcelona. Es una localidad privilegiada rica en patrimonio histórico-artísticob muy bien conservado; buenas playas y reconocida gastronomía. Se halla en un monte situado en una peninsula fortificado sobre el Mediterráneo; que sirvió de asentamiento fenicio, y mas tarde tuvo gobernadores griegos, cartagineses, romanos y árabes.

Dotada de amplias playas tanto al norte como al sur de la península, cuenta también con lugares para practicar submarinismo, destacando Torre Badum y la sierra de irta, lugares en el que emergen del fondo del mar numerosos manantiales de agua dulce.

El Castillo de Peñiscola fue construido por los templarios en el siglo XIII de forma magestuosa sobre un tómbolo que se adentra en el mar. Es una obra única, de estilo aragonés, austero y desnudo de toda ornamentación. Esta singular obra fue continuada después por la por la Orden de Montesa y el Papa Benedicto XIII y, más conocido como el Papa Luna donde se retiró tras el Cisma de Occidente. Hoy el Castillo, declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional, es un punto de atracción turística y cultural, siendo el segundo Monumento más visitado de España, tras la Alhambra de Granada, convirtiéndose para el visitante en una puerta por la que acceder a la vivencia de su historia.

Esta formada por un Mar de callejuelas pavimentadas con canto rodado, con plazas de un claro y pausado sabor mediterráneo, casas encaladas de blanco, ermitas dedicadas a vírgenes, y murallas que, han protegido y visto pasar a personajes ilustres como Jaime I , El Papa Luna, Felipe V, y mas recientemente a otros como Alfonso XIII, Sofía Loren y Pepe Isbert : transportan al visitante a un universo en el que cada piedra de su conjunto, late historia y cultura para disfrutar en cualquier momento tumbado en alguna de sus murallas sobre el mar. .

La ciudad de peñiscola cuenta con las murallas, igual de soberbias que el Castillo, mandadas a construir por Felipe II entre 1576 y 1578. El Portal Fosc, o Portal de Felipe II, es una de las tres entradas al casco antiguo. Merece la pena destacar el grandioso Portal de Sant Pere o del Papa Luna, muestra en su parte central el blasón en piedra de Pedro de Luna. Era el acceso a la fortaleza desde el mar, cuando las aguas llegaban al pie de la muralla y las barcas varaban en la misma rampa al pie de este portal.

Junto al castillo, El Ermitorio de la Madre de Dios de Ermitana, en la que se alberga la imagen de la patrona de la ciudad. Fue construida a principios del siglo XVIII a expensas del gobernador de la ciudad, Sancho de Echevarría. Cuenta con una fachada de sillar, del típico barroco valenciano.

En medio del casco antiguo está la parroquia de Santa María de Peñíscola, anteriormente nombrada de la Virgen del Socorro, con influencias góticas del siglo XV en parte de ella y elementos arquitectónicos y puerta románica; conserva un valioso tesoro de extraordinario mérito histórico-artístico entre el que cabe resaltar una Cruz procesional de Benedicto XIII, un cáliz del Papa Luna y un Relicario de Clemente VIII.

Digno de visitar es también la Sierra de Irta, protegida recientemente mediante la figura de Paraje Natural, es una alineación montañosa con 573 m. de altura máxima y 15 km. de fachada litoral. Existe la posibilidad de realizar recorridos a caballo, mountain-bike, quad o a pie por los senderos de la sierra, dotados con un sistema de señalización específico. En la Sierra de Irta podemos visitar la Ermita de San Antonio, que data del s.XVI, desde cuyo petril se divisa una excelente panorámica.

Se puede llegar a Peñíscola desde cualquier punto de la geografía española; por carretera partiendo de Barcelona, pasando por tierras de Tarragona hasta llegar a ella; también desde la estación de ferrocarril Benicarló-Peñíscola, donde paran los principales trenes de largo recorrido.

Peñiscola emplazada al Norte de la Comunidad Valenciana, se encuentra en un lugar lo suficientemente cercano como para venir sin pensarlo, y una vez aquí, lo suficientemente alejado como para olvidarse de lo que, a partir de ese momento, nada importa.

La historia nos ha contado, con orgullo, que el imponente castillo que gobierna la ciudad, en su juventud, se mostraba al mundo erguido, firme, impertérrito frente a los temporales de la naturaleza y del hombre que lo acechaban sin piedad. Entre sus brazos se cobijaron Nobles, Caballeros e incluso un Papa, su más fiel compañero, su hijo predilecto: Don Pedro de Luna.

Desde el castillo puede divisarse la inexplorada Sierra de Irta, sus bellísimas playas, sus casas, sus gentes. Aún con el paso inexcusable de los años, conserva intacta su condición de afamado anfitrión y si, como ocurre muy a menudo, le convence para que vuelva a visitarle, no lo dude ni un instante.

Mas de 2500 años de historia, han creado un sugerente galería de leyendas, tradiciones, edificios y hechos históricos, que nos invitan a sumergirnos, mas como viajeros que como turistas, en la búsqueda de los orígenes y leyendas de esta ciudad declarada conjunto histórico-artístico en 1972. Buena prueba de ello son sus fiestas patronales, su castillo templario, haber sido una de las tres sedes papales de la Cristiandad junto a Roma y Avignon y, la leyenda que dice que fue aquí donde Anibal, tras su paso por Sagunto, juró odio eterno a los romanos.

Su fuerte condición estratégica en el comercio y la guerra, su inexpugnabilidad topográfica, la afluencia de manantiales de agua dulce dentro y alrededor del tómbolo, así como las benignas condiciones climatológicas, permitieron el asentamiento desde tiempos antiguos en el mismo y sus inmediaciones.

Tras alguno de los paseos guiados que el mismo Patronato de Turismo ofrece de manera gratuita, seguramente, el visitante, mirará con nuevos ojos una población que, desde iberos, fenicios, griegos, romanos, cartagineses, árabes, órdenes religioso militares, cismas de hombres religiosos, mas tarde hombres del renacimiento, ilustrados, y carlistas: se ha ido configurando en lo que hoy conocemos como Peñíscola.

De la Chersonesos griega, referente escrito mas antiguo sobre el nombre de la ciudad del S IV a.c , y cuyo significado se traduce como península ; a la traducción latina del nombre griego que deriva en " pene+iscola" y cuyo significado resultaría de la "casi isla": llegamos al nombre actual de Peñíscola.

Los 500 años de dominación musulmana convirtieron a "Banaskula " nombre referencial árabe para Peñiscola, en un importante puerto, que, con la reconquista cristiana aumentó. Unos restos de puerto antiguo que podrán encontrar en la zona de la Porteta.

Desde 1294 a 1307 se construyó el castillo, bajo la presencia en la ciudad de la todopoderosa orden del temple, sobre los restos de la antigua alcazaba árabe. Un castillo inacabado e interrumpido debido a la abolición de la propia orden por Clemente V, artífice, junto con el rey de Francia, de los orígenes del inicio del Cisma de Occidente .

Mas tarde fue Felipe II quien acondicionó las murallas frente a la piratería en nuestras costas levantinas. La Torre de la Badum , torre vigía enclavada en pleno parque natural de la sierra de Irta, es otro vestigio del paso de la época imperial por estas tierras. Hoy en día, todavía se conserva su escudo de 1571.

Con la guerra de Sucesión, la de Independencia y las guerras Carlistas, llegamos a 1890, año en que Peñiscola pierde su importancia militar, ya que su arsenal es desmantelado y trasladado a Cartagena.

A partir de aquí, con la llegada del turismo en los 60 y con su alto componente histórico-artístico, y en una efervescencia continua: Peñíscola ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos ofreciendo una oferta amplia, heterogénea y de calidad; convirtiéndose en uno de los referentes turísticos mas preciados por sus extensos valores culturales, históricos, medioambientales y paisajísticos.

Hoy, al pasear por sus calles, sentirá el abrigo de la fortaleza y comprenderá, cuando se encuentre en lo más alto del castillo, que hizo a personajes tan ilustres sentirse tan protegidos entre sus muros.

Gran Hotel PeñiscolaHotel Jeremías Alcocebre

Descuento de hasta 50% en Gran hotel Peñiscola

Encuentre los mejores hoteles al mejor precio,apartamentos en primera línea y hoteles. 964 41 29 06

Apartamentos: www.apartamentosalcoceber.biz

 

Gran hotel Peñiscola, Oferta

 

Hotel Peñiscola, Castellón, Costa Azahar, comunidad Valenciana, España